Angélica Piñones

Trabajar le permite sentirse útil y viva. Así de importante es para Angélica su trabajo como maestra selladora en la construcción. Por eso, cuando sufrió un accidente en moto que le hizo muy complejo moverse, recibir la ayuda de una asistente social para obtener un carnet de discapacidad fue clave. Así, no solo pudo regresar a la obra, sino como ella misma describe, volvió a sonreír.